quinta-feira, 10 de março de 2011

VER EL ALMA


Yo no sé si hace falta algún tipo de entrenamiento o si, tal vez sea cuestión de ir despojándose a lo largo de la vida, de las ideas pre concebidas para que, un buen dia, nos demos cuenta que estamos consiguiendo "ver el alma".

Sí, así mismo, poder mirar a una persona y ver más allá de la cáscara, una vez dijo Spinetta:"quien canta es tu carozo pues tu cuerpo al fin tiene un alma", y es a esa alma que me refiero, a su música o a su silencio, a su luz o a su oscuridad; a ver su sonrisa, su nostalgia, su sed, su dolor, su sentir.

Ahí ya no importa más si ella habita en un cuerpo de hombre o de mujer ni si ese cuerpo es azul, verde o amarillo, si la primavera de la juventud aún ilumina sus mejillas o si "las nieves del tiempo platearon su sien", ahí, verdaderamente ya no importa aquello que parece y si importa aquello que ES; y qué maravilloso seria si pudiéramos alcanzar la libertad suficiente para llegar hasta el alma que estamos viendo, sentirla, tocarla y amarla!

Nenhum comentário:

Postar um comentário