sexta-feira, 23 de abril de 2010

Morir Viviendo

Me gusta tomar café, su aroma, cuando tirás el primer chorro de agua caliente y el vapor perfumado invade la cocina y se desparrama por la casa, la verdad es que prefiero tomarme ocho cafés por dia en lugar de ocho vasos de agua.
Si, ya sé, tal vez no sea lo más saludable, pero es más rico!
Los jugos de frutas son deliciosos, pero cuando en esos dias en que la sed nos hace acelerar el paso para llegar a la heladera nada como una coca cola bien helada! Y ni que hablar de una cerveza con amigos, deslizando dorada y fria por la garganta.
Prefiero caminar cuando realmente tengo ganas, y que mis caminatas no tengan horario de partida ni de llegada, y en las cuales el hecho de contar los latidos de mi corazón no me haga perder la poesia de la puesta del sol.
Y fumo, claro, fumo porque me gusta el " acto de fumar " y no debo explicaciones sobre eso ni preciso de justificativas.
Es bueno para mí sentir cómo mi sangre pareciera que "cambia de textura" de acuerdo a mis emociones, cuando me indigno, cuando me pongo contenta, cuando leo un poema , cuando escucho una canción o recuerdo personas, lugares, episodios...
Y no, no voy al médico, porque definitivamente NO ME GUSTA; y agradezco de todo corazón a todos los que me dicen, cuidate más, asi te vas a acabar muriendo...
Y si, es verdad, me voy a acabar muriendo, como todos, tal vez un poco antes, o no, pero lo importante es que cuando ese momento llegue, yo, por lo menos, me voy a morir viviendo!

Nenhum comentário:

Postar um comentário